El científico desaparecido

Londres 1897, después de dos años de investigación por parte de Scotland Yard, sin ninguna pista sobre el paradero del profesor y numerosas desapariciones del cuerpo de investigación, el jefe de policía está reclutando a investigadores privados con el fin de resolver este misterioso caso.
Según la declaración del jefe de policía de Scotland Yard; no hemos encontrado rastro alguno del profesor, solo tenemos un único sospechoso, un amigo del profesor llamado John, que fue el último en verle en el lugar de los hechos.
Según testimonios de los vecinos, aseguran haber oído ruidos extraños durante la primera semana de su desaparición, un testigo presencial, la Sra. Watches su ama de llaves, dijo: el profesor no salió de su laboratorio durante todo el día, pude verle al día siguiente con muy mal aspecto, como si llevara meses fuera de casa, se arregló y se fue con su amigo John, volvió a casa y después de eso desapareció.
Actualmente han aparecido sin explicación dos hojas de su diario en su laboratorio, gracias a ellas, la policía ha reabierto el caso con grupos de investigadores privados expertos en todas las materias posibles, capaces de resolver este gran misterio.